Archivo de la etiqueta: mujeres

¡Disculpe señora, el lenguaje nunca es inocente! El sexismo en el lenguaje

¡Disculpe señora, el lenguaje nunca es inocente! El sexismo en el lenguaje

Desde muy joven entendí siempre al ser humano desde una visión holística, viéndolo desde sus diferentes dimensiones; más tarde, llegó a mí la premisa de que “el lenguaje nunca es inocente”, así como los conocimientos que rodean esta premisa.

Bien, de eso se trata; del lenguaje, del que utilizamos con los demás en nuestros diferentes entornos, del que utilizamos con nosotros mismos, y de las realidades que construimos con él.

Siendo el castellano muy rico y amplio, hay un término sobre el que quiero poner mi atención, algo que se llama sexismo lingüístico, porque existe, por eso tiene nombre, porque es una realidad. Una realidad que relega e invisibiliza a la mujer, existen construcciones gramaticales que pueden, en algunos casos, llegar a ser discriminatorias.

Para los más escépticos a la hora de abordar asuntos de esta índole, basta con echar un vistazo al artículo de la Real Academia de Lengua Española que publicaron en 2012, escrito por Ignacio Bosque y suscrito por 26 académicos de número, donde se sostiene que existen usos verbales sexistas y donde se pone como premisa verdadera el hecho de que existe discriminación hacia la mujer en nuestra sociedad, así como la existencia de comportamientos verbales sexistas.

El lenguaje puede usarse con multitud de propósitos (describir, preguntar, ensalzar, etc.) y, desde luego, también puede utilizarse para discriminar a personas o grupos sociales.

Así que actualmente sigue siendo necesario seguir extendiendo un uso no sexista del lenguaje, extendiendo la igualdad social de hombres y mujeres, y lograr que la presencia de la mujer en la sociedad sea más visible.

Es curioso como los propios lingüistas de países hispanohablantes son los primeros que consideran insostenible seguir superponiendo el léxico, la morfología y la sintaxis donde se hace explicita sistemáticamente la relación entre género y sexo.

Simplemente por poner un ejemplo, según las recomendaciones de los lingüistas, es sexista preguntar a una mujer si es señora o señorita, ya que a un hombre no se le hace ese tipo de preguntas.

Entendemos que, como seres con capacidad de expresión lingüística, podemos transformar las cosas que suceden a nuestro alrededor y, como las organizaciones son, en definitiva, reflejo de la sociedad en la que vivimos, todo esto se ve transportado al entorno laboral/organizacional.

Como siempre, lo primordial es identificar este tipo de prácticas para luego, poder trabajarlas y poner remedio.

Desde Atesora Group, podemos ayudar a las organizaciones a trabajar estos aspectos gracias al mentoring de igualdad de género, trabajando codo a codo con los diversos departamentos implicados, para ayudar a implementar los planes de igualdad y diversidad dentro de las organizaciones. Creemos en el cambio de las habilidades de las personas generando cambios comportamentales gracias a nuestra metodología experiencial.

Vanessa Peirotén. Office Manager en Atesora Group.

 

 

género talento femenino mujeres desarrollo politicas igualdad diversidad

¿Hablamos de género? La transversalidad de género en el punto de mira

Si de algo se ha hablado, y mucho, sobre todo en la última semana,  es de la diversidad de género. Aunque se ha demostrado que contar con mujeres en las empresas y en los comités directivos afecta positivamente a los resultados económicos, aspecto que también comparte el mismísimo Pablo Isla, presidente de Inditex, empresa con un altísimo número de directivas, no cabe duda de que que históricamente la sociedad ha vivido dentro de un patriarcado donde la mujer ha jugado un papel meramente reproductivo y que con la inmersión de la mujer en el mundo laboral comenzó la reestructuración de su papel dentro de la sociedad.

Años de lucha por tener las mismas oportunidades laborales y sociales han acabado por empezar a dar sus frutos, aunque es innegable que aún queda mucho trabajo por delante.

Para empezar, la conciliación laboral con el entorno familiar se ha ido facilitando por parte de las empresas así como la corresponsabilidad del género masculino a la hora de tomar rienda de ese ámbito conjuntamente con sus parejas o cónyuges. Cada vez más, el género masculino adquiere un papel más relevante y activo en el entorno familiar, dejando a un lado los estereotipos marcados por una sociedad patriarcal. El género femenino decide apostar por su carrera profesional, compartiendo responsabilidades con sus parejas, en vez de ser ellas las únicas responsables del ámbito doméstico, empoderándose y tomando control de su vida, liberándose de sus miedos y rompiendo las barreras de la sociedad y del rol de género marcado hasta el momento.

Y es que este artículo lo escribo porque hace tiempo descubrí que existen grupos de WhatsApp de madres que “se arrepienten de haber sido madres”, de haber abandonado su carrera profesional, de haber cedido varias parcelas de su vida para dedicarlas a otra; el hogar. No obstante, esto también implica que pueden llegar a tener hasta cuatro vidas en una misma jornada, que son espacios dedicados a diferentes roles en la sociedad, pero este asunto lo trataré en otro artículo.

Si que es cierto que a nivel laboral la mujer sigue sin tener las mismas oportunidades que el hombre, bien en los propios procesos de selección o bien a la hora de promocionar dentro de una compañía. En los procesos de selección siguen existiendo sesgos de género según el puesto al que se opte y quizás la visión de que una mujer necesitaba más tiempo fuera del trabajo para gestionar el ámbito doméstico frente a la libertad de horario que podría tener un hombre, ha fomentado de alguna manera está posición. Bien, esto está cambiando.

Ni qué decir tiene que existe también el sesgo de la edad, puesto que hasta ahora se ha tenido recelo a la hora de contratar a mujeres en edad reproductiva y a mujeres que ya tenían responsabilidades familiares, para según qué puestos.

Cada vez es más frecuente el papel de la mujer dentro de los comités de dirección, y poco a poco el techo de cristal va resquebrajándose. ¿Por qué no contratar a una mujer de larga carrera profesional para un puesto de directivo o CEO cuando está demostrado, por ejemplo, que la mujer a cierta edad y durante la maternidad, adquiere ciertas habilidades que la ayudan a ser más productivas y a una mejor toma de decisiones?

Desde International Mentoring School -IMS- trabajamos por el empoderamiento de la mujer a través de programas de desarrollo donde ayudamos a implementar acciones positivas para el colectivo femenino, fomentando el cambio en las organizaciones y en la vida de aquellas personas que participan en nuestros talleres.

En la actualidad es cada vez más frecuente que las organizaciones se impliquen en la transversalidad de la perspectiva de género, enfocando sus programas de desarrollo de talento hacia esa nueva realidad, fomentando la igualdad de forma activa y visible, así como generando un nuevo modelo de gestión de experiencia del empleado.

Aún hay mucho trabajo por hacer en este terreno, las empresas lo saben y sus programas de desarrollo de Talento están cambiando, como la sociedad misma.

Mi más sincera enhorabuena a todas aquellas personas que promueven el cambio y que generan nuevos paradigmas para construir una nueva realidad.

Vanessa Peirotén. 

Office Manager en Atesora Group

Si te interesa el sector y quieres estar al día de todas las novedades te invitamos a seguirnos en RR.SS (LinkedInTwitter y Facebook) o suscribirte a nuestra newsletter y publicaciones aquí.