Archivo de la etiqueta: Desarrollo de Talento

Taller virtual pensamiento creativo

Presentación taller virtual Pensamiento creativo

La creatividad está a tu disposición: descubre y desarrolla tu potencial creativo

Nuestra experiencia del día a día nos arroja la evidencia que la creatividad es una competencia necesaria y de vital importancia para las organizaciones. Directamente ligada al progreso, la transformación, el éxito y la resiliencia, la creatividad cobra vida fuera, pero su gesta ocurre en nuestro interior, en la persona y en los equipos que conforman las Organizaciones.

En nuestro pensamiento creativo subyacen elementos clave -tipología creativa, orientación al proceso creativo, estilos de pensamiento- que se configuran de manera diferente en cada uno de nosotros, lo que nos hace únicos y contribuye a la diversidad creativa en las organizaciones. Este Taller-Presentación Virtual pretende ser un espacio para la reflexión y desarrollo del potencial creativo en favor de la consecución tanto de nuestros objetivos como de los de nuestra Organización.

Objetivos:

• Conocerás mejor tu pensamiento creativo, y comprenderás en qué medida impacta sobre los resultados personales para trasladarlos al equipo y a la Organización.
• Descubrirás cómo configurar tu pensamiento creativo a través de las dimensiones: Mi tipología creativa, Mi orientación al proceso creativo, Mis estilos de pensamiento y Mi nivel de potencial desplegado/no desplegado.
• Incrementarás tu autoconocimiento, identificando barreras y retos personales que puedan lastrar el pensamiento creativo.
• Tomarás consciencia sobre tu potencial creativo para impulsar un plan de acción que te ayude a ser más efectivo en el entorno de incertidumbre en el que nos movemos.
• Te beneficiarás de la aplicación de la herramienta diagnóstica CPQ [D&D]® Identificación y Desarrollo del Potencial Creativo, que incluye un informe personal de resultados.

Fecha:

Jueves 02 de julio de 2020 – 12:00 h CEST (Central European Time)

Duración: 90 min

Formato: Taller-Presentación Virtual

Invitación exclusiva para RRHH. Plazas limitadas a 15 participantes por edición

Enviar correo para inscribirse +Info

taller inteligencia emocional

Presentación taller virtual Los pilares de la inteligencia emocional

Los pilares de la inteligencia emocional.  Lidera tus emociones como paso previo a liderar las de los demás

Las emociones mueven o frenan a las personas, y tienen impacto directo sobre los resultados de la organización más allá del puesto o función que la persona desempeñe. Los desafíos que estamos viviendo en estos momentos, así como la dificultad de relacionarnos por medios no presenciales, disparan una gran cantidad de emociones con las que tenemos que enfrentarnos; de modo que la capacidad de influir en ellas y gestionarlas de manera efectiva, tanto en nosotros mismos como en los demás, se revela como una habilidad primordial para conseguir el éxito.

La Inteligencia Emocional está constituida por competencias -empatía, pensamiento lógico, definición de propósito, etc.- que se organizan en diferentes niveles y pueden ser aprendidas, entrenadas, desarrolladas y medidas con rigor. Este Taller-Presentación Virtual es una manera perfecta de verlas desde otro ángulo.

Objetivos:

• Comprender qué es la Inteligencia Emocional, y en qué medida impacta sobre los procesos y resultados de las Organizaciones.
• Tomar consciencia de los pilares fundamentales -I.E. Intrapersonal, I.E. Interpersonal e I.E. Social- sobre los que se asienta, y las ocho competencias que la constituyen.
• Reconocer, desde el rigor científico, la posibilidad de medirla y la existencia de herramientas que garantizan su identificación, desarrollo e impacto sobre los resultados.
• Desarrollar consciencia sobre la propia emocionalidad y acerca de cuáles son nuestros patrones emocionales más frecuentes en tiempos de cambio.
• Adquirir distinciones que sirvan como herramientas prácticas para movilizar nuestra I.E.

Fecha:

– Jueves 18 de junio de 2020 – 12:00 h CEST (Central European Time)

Duración: 90 min

Formato: Taller-Presentación Virtual

Invitación exclusiva para RRHH. Plazas limitadas a 15 participantes por edición

Enviar correo para inscribirse +Info

transformamos la vulnerabilidad

Transformarnos desde la vulnerabilidad

La situación que estamos viviendo ha provocado en nuestro sector un cambio radical del modelo en que llevamos a cabo nuestra actividad, obligándonos a adaptarnos de forma acelerada para seguir ofreciendo a las empresas servicios de desarrollo de sus equipos. Si bien algunos ya habíamos hecho incursiones importantes en este nuevo modelo, es cierto que la ejecución de algunos de tales servicios en formato virtual, a diferencia del presencial que utilizábamos hasta el momento, ha sido una barrera difícil de superar, como veremos más adelante.

La facilitación de cambios conductuales, que es el pilar de nuestro trabajo, está basada en las habilidades conversacionales y muy ligada – hasta ahora- a la presencia física de coach y participantes. Esto tiene la ventaja de que podemos seguir prestando nuestros servicios de manera más o menos estable, pero también hay un punto negativo; y es que, como es bien sabido, la comunicación en una sala no está compuesta únicamente de palabras. Muy al contrario, existen una gran cantidad de aspectos psicológicos -generación de rapport, estímulo de la participación, gestión de la emocionalidad, etc.- que resultan especialmente difíciles de manejar en los formatos virtuales.

La buena noticia es que estas limitaciones cada vez son menos preocupantes, debido a que cada vez estamos más adaptados al medio digital, particularmente las nuevas generaciones. Y, por supuesto, los facilitadores también están ganando experiencia en la realización de talleres virtuales, con herramientas cada vez más apropiadas y técnicas más depuradas.

Por usar nuestro propio ejemplo, en Atesora Group ya habíamos realizado desde hace algunos años incursiones en el modelo virtual. Aunque nos habíamos centrado principalmente en intervenciones individuales –procesos de coaching, sesiones de mentoring de implantación, shadow mentoring para mentores, etc.-, también decidimos explorar las posibilidades que este entorno ofrece a programas grupales, tales como talleres virtuales y webinars; incluso invertimos mucha energía en el desarrollo de un programa de Mentoring –EMWP– que resultase 100% efectivo pese a su formato no presencial. Como es lógico, el principal reto para nosotros ha consistido desde entonces en encontrar la manera de adaptar las fórmulas de la capacitación presencial a la virtual, y a tal efecto hemos buscado soluciones creativas para exprimir las herramientas digitales y conseguir así mitigar las evidentes limitaciones del entorno.

No hace falta comentar que se trata de un reto difícil, y que, en más de una ocasión, la frustración de no poder aplicar lo que tan bien sabíamos hacer no nos dejaba ver los beneficios que este nuevo formato aporta. Pero lo cierto es que ya estamos experimentando tales beneficios, y son muy reales. Por ejemplo, la escalabilidad de nuestros servicios y la conquista de nuevos nichos; la participación de asistentes desde diferentes ubicaciones -con la reducción de tiempo y costes que ello conlleva-, o el incremento de la productividad.

En nuestros talleres hablamos con frecuencia de saber liderar -y liderarnos- desde la vulnerabilidad. Siendo coherentes con este principio, hemos entendido nuestra propia transformación como un proceso de reinterpretación, acelerado por causa de la imposibilidad del trabajo presencial, más que de adaptación al nuevo contexto. La hemos realizado principalmente desde la humildad, escuchando vuestras recomendaciones, cuestionando y desmontando nuestras creencias con el propósito de aportaros valor. Y partiendo de esta base hemos desarrollado una serie de productos virtuales completamente nuevos -que hubieran sido mucho más difíciles de concebir en otro contexto-, que nos han permitido llegar a nuevos clientes. Esto ya forma parte de nuestra realidad, nos sentimos cómodos y motivados con los resultados que estamos consiguiendo con las nuevas reglas.

Si bien han transcurrido pocas semanas, parece que fue hace un año cuando comenzamos a diseñar dos talleres -uno enfocado a líderes y otro a colaboradores- sobre el Omnitrabajo, concepto que ya veníamos pronosticando desde hace tiempo. ¡¡Cómo podíamos imaginarnos cuánto y de qué forma tan rápida iba a describir este nuevo entorno!! Debíamos estar en lo cierto, porque todas las ediciones promocionales que facilitamos estrenando confinamiento se llenaron rápidamente.

Después vinieron los talleres virtuales de Implantación de Cultura de Mentoring y de Gestión Asertiva de las Relaciones Online, temas que hemos considerado capitales para mantener tanto el desarrollo del talento como una comunicación sana en el seno de las nuevas Organizaciones.

Y ahora mismo nos encontramos transformando muchos de nuestros antiguos programas y creando otros tantos nuevos, de variadas temáticas relacionadas con el desarrollo de las personas, según las recomendaciones y sugerencias que nos estáis haciendo. Nuestro objetivo es acompañaros ahora de forma virtual, pero sin cambiar nuestra identidad; con nuestros matices y particularidades, desde una permanente búsqueda de la excelencia y siempre aportando valor desde el enfoque andragógico, el aprendizaje experiencial y la madurez de nuestro equipo de coaches.

Quiero dar las gracias más sinceras a todos los participantes que habéis llenado los talleres virtuales que hemos realizado; a las empresas que habéis confiado en nosotros para el desarrollo virtual de vuestros equipos; y también a quienes nos habéis dado feedback en algún momento de esta exploración, porque vuestra opinión es la piedra angular de nuestra mejora continua.

Como dice nuestro lema, la misión de Atesora Group es acompañar a organizaciones y profesionales en situaciones de cambio, desarrollo y transformación. En estos momentos tan especiales en que se dan encuentro estos tres factores, queremos ser vuestro partner para contribuir con nuestro esfuerzo a la consecución de vuestros éxitos. Muchas gracias.

Miquel Pocurull. Director General de Atesora Group.

1440

1.440

Me tengo que conectar un rato después de acostar a los niños que no me ha dado tiempo a terminar el informe, “con tantos Skype y Zoom hoy no he tenido un minuto para revisar mi correo”, “Hoy voy a comer delante del ordenador aprovechando que tengo más tiempo ya que mis hijos duermen la siesta”. Sé sincero: ¿cuántas veces has oído o has pronunciado alguna de estas frases en las últimas semanas?

Y es que, aunque son muchos los beneficios asociados al trabajo en remoto (aunque en muchos casos ha sido improvisado por las compañías, con el consiguiente perjuicio de aquellos trabajadores que lo ‘sufren’), cada vez son más los expertos que hablan de las trampas del teletrabajo.

Muchos aseguran que detrás del éxito de esta fórmula tan poco arraigada en nuestra cultura española (hasta ahora) son horas extra no remuneradas, ansiedad e incluso problemas de gestión. Resulta llamativo que pese al ahorro de tiempo en el traslado (que puede ser de más de dos horas al día en las grandes ciudades), la mayoría de los profesionales que teletrabajan a causa del COVID-  19 se lamentan también de que no pueden completar sus tareas porque no les da tiempo.

Afortunadamente hay recetas que se pueden aplicar para este tipo de productividad en remoto y que hoy queremos compartir con vosotros gracias a este oportuno y brillante artículo de Jaime Bacás, socio fundador de Atesora Group, que hoy cuenta con más vigencia que nunca. ¿Leemos juntos esta buena noticia en forma de cambio de hábitos y empezamos a dejar de ‘elegir’ quejarnos de la falta de tiempo?

1.440

Seguro que lo has escuchado o leído en alguna ocasión. Sí, Leonardo da Vinci, Albert Einstein, Thomas Edison, Nelson Mandela o la madre Teresa de Calcuta son algunos de los personajes que se citan por haber alcanzado grandes y célebres logros para señalar, inmediatamente a continuación, que todos ellos – igual que tú – disponen de un mismo recurso: 1.440 minutos cada día.

De esta forma suelen comenzar los cursos basados en la gestión eficaz del tiempo. Saber que dispones del mismo recurso que esas celebridades parece alentador y por un momento puedes sentirte capaz de alcanzar logros similares.

A tu rescate puede aparecer el descubrimiento de que tu valía no se mide por lo cerca que tus logros estén de los de ellos sino, más bien, por tu determinación para ser hoy un poco mejor que ayer. La carrera no es contra los demás (amigos, familiares o compañeros), es sólo contra ti. De esta forma puedes ganar todos los días. Y lo más importante es que sólo dependes de ti.

No te dejes engañar por el tiempo

Nuestra ancestral obsesión por el tiempo se cimenta en nuestra certeza de que nuestra vida es finita y, sobre todo, en nuestra incertidumbre de que no sabemos cuál será su duración. Por eso no es de extrañar que las personas que por alguna circunstancia ya conocen cuál será su caducidad, o las que viven alguna experiencia que les muestra con crudeza su fragilidad, invariablemente reaccionan modificando significativamente sus valores y creencias, lo que se traduce en nuevas actitudes, intereses y comportamientos.

En el ámbito laboral el recurso tiempo sirvió para crear el término productividad: número de chismes producidos por unidad de tiempo. Si la empresa A producía veinte chismes por persona y día y la B sólo diez, significaba que A era el doble de productiva que B. La referencia al tiempo y a las personas tenía sentido en aquella economía de producción industrial tan dependiente de ellos.

Tantísimos años de influencia han supuesto un enorme influjo en nuestra educación y, así, seguimos creyendo que el tiempo es la principal variable o recurso de lo que podemos llegar a conseguir. La influencia que ejerce este concepto en nuestras vidas finitas es enorme, como lo atestigua nuestro lenguaje.

El tiempo – más concretamente su falta – te sirve para justificar lo que no has logrado (“no he tenido tiempo”). También los compromisos que no te atreves a establecer (“si tuviera tiempo lo haría”), o lo que no vas a hacer (“no tendré tiempo”). Observa, además, que empleas el verbo tener, que denota posesión. Estás convencido de que, realmente, posees el tiempo y que, por tanto, puedes gestionarlo, es decir, gastarlo o aprovecharlo.

Y sin embargo no deja de ser un autoengaño, porque lo que ciertamente sucede es que el tiempo pasa invariablemente, sin que puedas hacer nada.

A veces te confunde la diferente perspectiva del tiempo objetivo (kronos) y el subjetivo (kairos), que te hace sentir que a veces avanza muy despacio y otras demasiado deprisa. Y, entonces, te sorprendes y preguntas por qué tu productividad es en ocasiones tan baja o elevada.

Si el tiempo no es el elemento referenciador principal de la productividad ¿cuál lo es entonces?

Los procesos de coaching y talleres que desarrollo no podían ser una excepción. En ellos aparecen, siempre, las explicaciones a la falta de tiempo como la causa principal de que el individuo no haya conseguido determinados logros esperados por sus jefes o por él mismo.

El individuo, invariablemente, se siente frustrado. Quiere sinceramente conseguir el logro, se ha esforzado duro… pero ha fracasado… y no ha sido por su culpa, sino porque no ha tenido tiempo. Está convencido de que podría haberlo conseguido si hubiera tenido más.

Se trata de una respuesta tranquilizadora, victimista y desempoderante: “no hay nada más que pueda hacer… está claro, no tengo tiempo suficiente”.

Todos y cada uno de los días decimos y escuchamos esta frase a todos los empleados y jefes de la empresa. Por tanto – concluimos – es verdad, porque todos no podemos estar confundidos. Si todos lo decimos es que el mundo es así. No es mi culpa.

Se trata, sin duda, de una creencia universal que sólo tiene un pequeño inconveniente: es una creencia limitante.

A diferencia de las creencias poderosas que te dan más poder, las creencias limitantes te lo quitan… limitan tus posibilidades de conseguir.

Así que lo que puedes elegir es cambiar tu creencia y, así, darte permiso para poder cambiar tus acciones y, ahora sí, poder lograr.

Descubrirás con asombro y preocupación… que no puedes gestionar el tiempo… pero que (y estas son las buenas noticias) sí puedes gestionar lo que haces… es decir, tus acciones.

Este descubrimiento, que al principio suena a juego de palabras, deviene transcendental a la hora de plantearte el cambio de creencia que, como ya sabes, es la puerta de acceso al cambio de resultados.

Cuando dejas de intentar gestionar lo que no puedes (el tiempo) porque es externo a ti, y te ocupas en gestionar lo que sí puedes – tus acciones – porque son internas y tu dispones del control total sobre ellas, entonces aparecen delante de ti, como por arte de magia, dos elementos constitutivos de las acciones en los que antes no mostraste demasiado interés: tu atención y tu energía.

De hecho aparecen algunos más, pero esos dos serán los más relevantes y efectivos. A partir de este momento se despliega delante de ti el acceso al desarrollo imparable de tu respons(h)abilidad.

Gestionar eficazmente tus acciones se refiere, pues, a gestionar tu atención – tu habilidad para seleccionar la acción más relevante (que añade valor) entre la enorme oferta que compite por ella – y tu energía – tu habilidad para mantener tu atención en la acción elegida hasta completarla. Se trata de dos recursos limitados pero que sí puedes gestionar, es decir, puedes recargarlos y dosificarlos (lo que no puedes hacer con el tiempo)

La paradoja saber – hacer

Entender lo anterior es muy simple. Hacerlo es muy difícil.

La mayoría de las personas no son conscientes de la diferencia entre saber o entender una habilidad y desempeñarla, porque desconocen cómo se forman los hábitos. Creen que el simple hecho de saber algo les permitirá hacerlo. Cuando se dan cuenta de que eso no funciona así suelen inferir que lo que han conocido o aprendido está equivocado y que lo que necesitan es aprender otra cosa… y así caen en el hábito inefectivo de la infoxicación.

Mi recomendación para ti: toma la determinación de suspender tu infoxicación durante los próximos 21 días, es decir, deja de consumir más información. En su lugar elige concentrar tu atención en cambiar alguno de tus hábitos más inefectivos, sustituyéndolos por otros más efectivos. El día 22 escribe los beneficios que has logrado… y no olvides felicitarte y celebrarlo.

“Tu actitud, no tu aptitud, determinará tu altitud.” – Zig Ziglar

Jaime Bacás, socio de Atesora Group.

Artículo escrito originalmente en 2008 para Senderos de Productividad

revista-talento-Mayo-2020 desarrollo directivo recursos humanos liderazgo covid 2019

Revista Talento edición mayo-junio 2020

Regresa Talento, la revista bimensual editada por Atesora Group sobre liderazgo, desarrollo directivo, desarrollo de habilidades y recursos humanos. En esta edición, la de mayo-junio de 2020, encontrarás, entre otras informaciones y noticias sobre las presentaciones gratuitas de nuestros servicios, los siguientes artículos destacados:

Andragogía: Cosecha COVID-19, La pandemia que dejó mal herida la pedagogía es el título del editorial de Jorge Salinas en el que muestra que la actitud de los profesionales en la situación actual está muy ligada al concepto andragógico. “Nadie les dice lo que tienen que hacer, sino que fruto de las reflexiones compartidas y de los modelos aprendidos, cada uno de ellos aplica lo que cree conveniente en su contexto particular”.

En Tú eliges Jaime Bacás te reta a reflexionar sobre cómo interpretas el mundo en qué vives y a tomar tu propio camino, también en la situación actual “Esta pandemia que tantos interpretan como desastrosa es beneficiosa para muchos otros

¿Cómo afrontas esta pandemia? ¿Te consideras libre de tus elecciones?
En Transformando desde la Vulnerabilidad Miquel Pocurull habla de cómo desde Atesora Group hemos desarrollado nuevos Talleres Virtuales cambiando nuestras propias creencias y exprimiendo las herramientas digitales para ofrecer nuestros servicios mitigando las limitaciones de este formato.

Nuestro objetivo es acompañaros ahora de forma virtual, pero sin cambiar nuestra identidad; con nuestros matices y particularidades, desde una permanente búsqueda de la excelencia y siempre aportando valor desde el enfoque andragógico, el aprendizaje experiencial y la madurez de nuestro equipo de coaches.”

En ¿Por qué es más fácil engañar a alguien que convencerle de que ha sido engañado? Miguel Labrador reflexiona sobre cómo construimos nuestro pensamiento y la importancia del pensamiento crítico de nuestras propias creencias.

¿Pones a prueba tus propios pensamientos?

Iván Yglesias-Palomar comparte en La fe del converso cómo ha vivido su experiencia de facilitador presencial a facilitador virtual, desde su cambio de creencia, cómo ha salido de su zona de confort, cómo ha afrontado la oportunidad de desarrollar nuevos retos, … y ¡la satisfacción de los resultados obtenidos!

¿Qué has cambiado en este periodo? ¿Cómo lo has hecho? ¿Cómo te sientes? ¿Qué creencias has cambiado? ¿Qué beneficios has obtenido?

Ver On-line Descargar PDF